Volver

La importancia de la limpieza entre dientes

La importancia de la limpieza entre dientes

La limpieza diaria del biofilm oral es básica para mantener la boca sin caries y unas encías sanas. El procedimiento más habitual suele ser la limpieza mediante el uso de un cepillo de dientes manual o eléctrico eficaz para la eliminación del biofilm oral de la superficie dental.

Pero mediante el cepillado convencional, tan solo estamos limpiando el 60% de la superficie dental. Aunque nuestros dientes parezcan limpios, en el área interproximal, es decir, el espacio entre los dientes, que supone alrededor del 40% restante de la superficie dental, se acumulan restos de comida y bacterias formando el llamado biofilm bucal o placa bacteriana.

El biofilm dental es el principal causante de la inflamación gingival que puede llegar a complicarse con la aparición de enfermedades de las encías, como gingivitis o periodontitis. Asimismo, el 77,5% de las caries son interproximales y que el 60% de los casos de halitosis oral se originan por acumulación de biofilm en la zona interproximal.

Para conseguir una limpieza completa y llegar donde los cepillos dentales no consiguen acceder, existen diferentes instrumentos que puedes utilizar dependiendo del espacio entre tus dientes y de su posición. Utilizar uno u otro dependerá de varios factores, principalmente del tamaño del espacio interdental, así como de la posición de los dientes y su alineación, y de características propias de cada persona, como la habilidad (edad, movilidad) y la motivación.

La cinta y seda dental

Cuando los dientes están juntos y parece que no hay espacio suficiente las sedas y cintas dentales garantizan la eliminación del biofilm oral y los restos de comida entre los dientes. La seda dental sigue siendo el método más común, ya que se puede utilizar eficazmente en todos los casos y es el más recomendado en márgenes gingivales normales. La seda y la cinta dental son muy útiles y pueden llegar a eliminar más del 80% del biofilm oral proximal e incluso el subgingival (el que queda por debajo de la encía), ya que la seda puede introducirse hasta 2 o 3,5 mm por debajo del margen de las encías.

VITIS cuenta con diferentes modelos de seda y cintas dentales según las necesidades, y todos ellos están fabricados con hilo de gran calidad, lo que aporta tenacidad y resistencia:

  • Seda dental con cera VITIS: para adquirir el hábito de uso. Alcanza las zonas difíciles de acceder con el cepillo de dientes gracias a la fácil penetración en los espacios interproximales. Las microceras que contiene la cera facilitan su deslizamiento por los espacios más estrechos y previenen el daño de los tejidos blandos.
  • Seda dental sin cera VITIS: para expertos en el uso de sedas dentales. Cuenta con una elevada capacidad de arrastre debido a sus múltiples fibras que se abren en abanico.
  • Seda dental suave VITIS: para encías delicadas y para aquellos que llevan ortodoncia o implantes. Esta seda está formada por 12 fibras texturizadas que permanecen agrupadas al introducir la seda entre los dientes y es de máxima suavidad. Sus fibras se hinchan en contacto con la saliva y adquieren una textura algodonosa facilitando una suave e indolora limpieza de los espacios interproximales y el margen subgingival. El flúor refuerza el esmalte en los lugares de más difícil acceso.
  • Cinta dental con cera VITIS: para una mayor superficie de arrastre gracias a sus fibras de perfil plano y delgado. La cera facilita el deslizamiento entre los dientes.
  • Cinta dental con cera, flúor y menta VITIS: para una mayor superficie de arrastre gracias a sus fibras de perfil plano y delgado, a la vez que se facilita su deslizamiento entre los dientes gracias a la cera. El flúor refuerza el esmalte en los lugares de más difícil acceso, y aporta un suave sabor a menta y sensación de frescor entre los dientes.

Se utilizan cortando 50 cm de seda o cinta dental, se enrolla la mayor parte en el dedo medio de la mano no dominante y el resto en el mismo dedo de la otra mano. El dedo medio de la mano dominante va recogiendo la cinta o seda dental a medida que se va usando. Se tensa un trozo de 3 cm con los dedos pulgar e índice y se introduce la seda o cinta entre los dientes con un suave movimiento de sierra. Cuando se llega al margen de la encía se ha de curvar en forma de C y se empieza a limpiar con suavidad. Se repite la operación con el resto de los dientes utilizando un trozo nuevo de cinta.

Aplicadores de seda

El aplicador de seda dental VITIS es un dispositivo diseñado para facilitar al máximo el uso de sedas y cintas dentales y, de esta forma, ayudar a incluir su uso en la higiene diaria y mejorar la salud general de la boca. Su utilización es muy sencilla y permite colocar la seda una sola vez y deslizar su rueda inferior para utilizar un trozo limpio para la limpieza de cada espacio interproximal.

Enhebradores dentales

Para pacientes con implantes, prótesis, ortodoncia o cualquier otra situación que dificulte el uso de sedas y cintas dentales, los enhebradores son el instrumento perfecto para facilitar su uso y garantizar una correcta higiene interproximal. El filamento de Nylon del enhebrador dental VITIS aporta flexibilidad para garantizar un uso fácil, seguro y cómodo. Para utilizarlo, colocarlo entre los dientes, introducir el hilo dental en el enhebrador y tirar de la punta rígida hasta que el hilo quede dentro del espacio interdental, retirar el enhebrador y hacer uso normal del hilo dental. El uso del enhebrador es necesario para garantizar la eliminación de la placa en estos casos, ya que gracias a su punta semirrígida, facilitan la entrada de las sedas o cintas dentales en espacios a los que sería difícil acceder de otro modo: brackets, implantes y puentes.

Cepillos interproximales

Si tus dientes están más separados, puedes realizar tu limpieza entre los dientes con cepillos interproximales como la gama Interprox®. Estos pequeños cepillos son uno de los métodos más eficaces para eliminar diariamente el biofilm bucal en espacios abiertos. Existen varios tamaños y formas. Pídele consejo a tu odontólogo o higienista dental para que te recomiende el más adecuado a los espacios entre tus dientes.

Irrigadores bucales

Los irrigadores bucales, como Waterpik®, son otra buena opción para limpiar los espacios interdentales de forma aún más exhaustiva y profunda, incluso de la zona subgingival menos accesible. Aplican un chorro de agua o colutorio pulsátil a presión entre dientes y encías. Están especialmente recomendados para todas aquellas personas exigentes con su higiene bucal y para aquellas con dificultades para realizarla, como personas portadoras de implantes dentales, coronas u ortodoncias -ya que corren un riesgo mucho mayor de acumulación de placa bacteriana y, por tanto, de desarrollo de enfermedades bucodentales como caries o enfermedades periodontales-; a las que se les hayan diagnosticado enfermedades periodontales o diabetes -ya que tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades periodontales-. De hecho, existen irrigadores dentales que cuentan con cánulas específicas para la limpieza de implantes y ortodoncias que garantizan la total eliminación de la placa.

Por último, pero no por ello menos importante, ser constante en el empleo de los anteriores métodos de higiene interproximal es fundamental para que cumplan su función y nos ayuden a mantener una buena salud bucal.

 

FUENTES

Vassiliki C, Timmerman M, Van der Velden U, Van der Weijden F. Comparison pf different approaches of interdental brushes versus dental floss. J Periodontol 1998; 69: 759-64.

Freixa O, Luis O, Violant D, Santos A. Estudio comparativo de los hábitos de higiene oral entre alumnos de 1º, 3º y 5º de odontología de la Universidad Internacional de Cataluña. Dentum. 2007;7(2):67-74.

Gorur A, Lyle DM, Schaudinn C, et al. Biofilm removal with a dental water jet. Compend Contin Educ Dent. 2009; 30 (suppl 1): 1-6.

Barnes CM, Russell CM, Reinhardt RA, Payne JB, Lyle DM. Comparison of irrigation to floss as an adjunct to tooth brushing: effect on bleeding, gingivitis, and supragingival plaque. J Clin Dent. 2005;16(3):71-7.